El uso de calzado inadecuado, la fricción continua y ciertos malos hábitos pueden favorecer la aparición de callos y hongos en los pies. Ambas cuestiones pueden llegar a